Internacional

La confesión del crimen y el intento de suicidio del presunto feminicida de Ingrid Escamilla

Erick Franciso N., presunto feminicida de Ingrid Escamilla, reveló su deseo de suicidarse tras haber asesinado a su pareja el pasado domingo en la colonia Vallejo, México. Las declaraciones las hizo ayer ante una jueza en la audiencia inicial que se realizó en el Reclusorio Oriente.

Al notar la situación emocional del acusado, que se encuentra deprimido y quería quitarse la vida, la jueza decidió enviarlo al Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarep) para que reciba atención medica especializada.

La Fiscalía tiene un plazo de tres meses para terminar la investigación.

Feminicidio de Ingrid Escamilla

El pasado 9 de febrero autoridades policiales recibieron una llamada anónima reportando un caso de feminicidio. Al llegar al lugar señalado encontraron al presuento feminicida con visibles manchas de sangre.

Erick confesó a la prensa que había asesinado a su pareja. El hombre explicó que una noche antes habían discutido, que se agredieron con un cuchillo pero él la mató y mutiló su cuerpo. Para no levantar sospechas, el hombre intentó deshacerse de los restos de la joven tirándolos en el drenaje.

El hombre también dijo que quiso deshacerse del cuerpo de la joven porque sintió “vergüenza” y “miedo” tras el crimen.

¿Quién era Ingrid Escamilla?

La joven de a penas 25 años acababa de terminar una maestría en Administración de Empresas Turísticas en la Benemérita Universidad de Puebla (BUAP). Tuvo una infancia complicada, se crió solo con su padre ya que la madre la abandonó a ella, a su gemela y otras tres hermanas cuando era pequeña.

Escamilla era apasionada, le encantaba viajar y era amante de los animales. Personas que estuvieron cerca de ella han confesado a diferente medios que la joven mostraba su amor hacia las personas de todas las maneras posibles.

Foto retomada de @robycory

Indignación por el caso

Para las autoridades, la familia y miles de personas en redes sociales, Ingrid fue víctima de un doble delito, pues además de ser asesinada de una forma atroz, las imágenes de su cuerpo desollado y sin órganos fueron difundidas en varias cuentas en redes sociales y en algunos medios de comunicación, relató Infobae.

Para detener la difusión de su fotografía, internautas han iniciado en redes sociales una campaña de divulgar fotografías de imágenes de paisajes o temas agradables con el hashtag  #IngridEscamilla  para detener que siga apareciendo las imágenes de su cuerpo.